La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció que impuso sanciones de 6.484 millones de pesos a las plataformas de servicio de transporte Uber, Easy Taxi y Cabify por usar cláusulas abusivas y publicidad engañosa.

A Uber se le impuso una sanción por tres millones 974 mil pesos, mientras que para Easy Taxi fue de un millón 810 pesos y a Cabify de 700 mil pesos.

Sin embargo, la Profeco detalló que las empresas ya fueron notificadas y que aún no han quedado firmes, es decir, que aún pueden ser impugnadas.

De acuerdo con las investigaciones hechas por la Procuraduría, las empresas tienen publicidad engañosa porque se promocionan como “servicio seguro” pero imponen condiciones en las que se deslindan de cualquier responsabilidad legal.

Esta medida de deslinde por parte de las apps de transporte ocurrió después de que se registraran casos en México donde personas, en su mayoría mujeres, sufrieran robos y agresiones físicas y sexuales por parte de los conductores.

En lo que respecta a Cabify, este proveedor establece de manera unilateral que las tarifas cobradas no serán reembolsables, así como, que en los periodos de mayor demanda establecerá un costo mayor variable, sin definir con claridad qué criterios se utilizarán para esta consideración.

En cuanto a Easy Taxi, no se hace responsable de daños o perjuicios, que pudieran ser ocasionados por el mal uso de la información de los equipos de la empresa y del usuario, en caso de que un tercero vulnere la seguridad e ilícitamente utilice la información, así como aplicación de prácticas coercitivas y desleales.

Se estima que Uber viola la ley al no señalar un domicilio, teléfono y demás medios de contacto en el país para aclaraciones o reclamaciones por la aplicación de cobros de servicios adicionales sin la autorización expresa del consumidor (tarifa de reparación, limpieza o cargos por objetos olvidados).