Tras el colapso parcial de la Plaza Artz, la revista especializada en arquitectura Arch Daily, señala que el Grupo Riobóo fue la encargada de realizar la ingeniería estructural de la obra, y cuyo dueño es José María Riobóo, contratista de Andrés Manuel López Obrador durante su gobierno en la Ciudad de México.

Sin embargo y pese a las protestas de los vecinos, la plaza fue construida causado daños ambientales en la zona.

La edificación de la plaza estuvo a cargo de la firma Sordo Madaleno y fue terminada a finales de 2017. Se trata de un terreno triangular de 50,480 metros cuadrados, la plaza esta distribuida en tres niveles con un jardín central. La constructora, en su sitio web, afirma que también estuvo detrás de proyectos como Antara Fashion Hall, Plaza Universidad y Plaza Satélite.

En 2015, vecinos del Pedregal protestaron contra esta construcción, pues aseguraban que se quedarían sin agua y los servicios de la zona colapsarían.

Durante los primeros meses de 2017, realizaron clausuras simbólicas de la construcción.

Para mitigar las modificaciones que se realizaron por la construcción, se ampliaron las vialidades cercanas a la plaza.

Una de las modificaciones fue la construcción del paso desnivel Picacho, que está compuesto por dos retornos subterráneos que permiten dar vuelta en ‘u’ a la altura de avenida Santa Teresa, con lo que puede regresar sobre Periférico en dirección norte o sur sin necesidad de tomar vías secundarias.

Estas obras también generaron rechazo en los vecinos debido a que hacían más lento el tránsito en la zona y porque, según argumentaban los inconformes, representaban el cambio de una vialidad para beneficiar al centro comercial.

Relación de AMLO con Grupo Rioboó

Según expertos de las consultoras CBRE, Cushman & Wakefield y Coldwell Banker Commercial, la plaza es ejemplo de las edificaciones que dominan el panorama inmobiliario corporativo de la Ciudad de México, esto debido a sus oficinas clase A o de lujo.

Mientas tanto, la ingeniería estructural de la obra estuvo a cargo de Grupo RIOBOO, empresa constructora que pertenece a José María Rioboó, mismo que fue señalado por el excandidato presidencial Ricardo Anaya, de ser el ‘contratista favorito’ de Andrés Manuel López Obrador, cuando gobernó en la Ciudad de México.

De acuerdo con el sitio web ArchDaily, especializado en arquitectura, Artz Pedregal es un proyecto realizado por Sordo Madaleno Arquitectos. El director del proyecto es el arquitecto Andrés Cajiga, y el responsable de Ingeniería Estructural es Grupo Riobóo.

Este consorcio recibió contratos por 170 millones de pesos, sin pasar por licitación pública, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México.

El hoy virtual presidente electo ha dicho que José María Rioboó es de los mejores ingenieros estructuristas en México.

Riobóo ha colaborado con Sordo Madaleno Arquitectos en diferentes proyectos, como Parque Toreo, en los que se ha encargado de la estructura.

Para que se otorguen permisos para la construcción del centro comercial Artz (y de cualquier obra de gran dimensión) se requiere un estudio de mecánica de suelo, el cual determina qué tanto movimiento tiene el terreno y qué tipo de estructura puede soportar.

El responsable de que exista dicho estudio (que generalmente se realiza por especialistas externos) fue Grupo Rioboo, que figura como encargado de cálculo de ingeniería estructural.

En arquitectura, el estructurista tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de la edificación, no en el proceso, sino como obra terminada, es decir: el estructurista entrega planos de ejecución para que el constructor los desarrolle.

Anaya acusó que el grupo recibió contratos en asignación directa por más de 150 millones de pesos durante la administración de Andrés Manuel López Obrador como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal.

El equipo de Obrador explicó en su momento que las asignaciones se habían realizado de manera directa por la continuidad de las obras y la experiencia de la empresa.

“Para que tengan una idea, él fue el que hizo todo el proyecto de la estructura, de la cimentación de los segundos pisos; es tan bueno que esos segundos pisos han resistido temblores y no han tenido ningún problema”, dijo en junio el entonces candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, tras encabezar un mitin en Ticul, Yucatán.

AMLO destaca el trabajo de Grupo Rioboó; asegura que 'es de lo mejor del país'

#EnConcreto Durante un mitin en Yucatán, Andres Manuel Lopez Obrador, señaló que Grupo Rioboó fue el encargado de los Segundos Pisos, destacando que "es tan bueno que esos segundos pisos han resistido temblores y no han tenido ningún problema”. La ingeniería estructural de Artz Pedregal fue realizada por esta empresa.

Posted by En Concreto on Friday, July 13, 2018

El despacho se define como “un grupo que diseña y hace gestión de obra, sobre todo para empresas privadas, en México y en el extranjero, siendo líderes desde hace 40 años. Hemos diseñado desde vialidades elevadas, líneas del Metro de la CDMX, autopistas, tiendas departamentales, universidades, edificios corporativos y centros deportivos”, así lo señaló en un comunicado difundido tras los señalamientos de Anaya Cortés.

Poco después, Grupo Rioboó presentó una demanda por daño moral contra Anaya ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

En dicha demanda, indica que la empresa no hace construcciones, sino que su labor solo se basa en diseñar y hacer gestiones de obra. Además pidió al entonces candidato de Por México al Frente que se disculpara públicamente.

“El Sr. Anaya deberá aprovechar su tiempo, ya que están por acabar las campañas, en probar sus dichos o en retractarse conforme lo establece la ley”, añadió.

En el pasado, Rioboo ha estado a cargo de la ingeniería de proyectos como el Centro Comercial Coyoacán y el Centro Comercial Santa Fe, así como del segundo piso de Viaducto y Periférico, ejecutado durante 2001.

Dictamen falso de Plaza Artz, tras el sismo del 19 de septiembre

Un documento fechado el 28 de septiembre de 2017, dirigido a la delegación Álvaro Obregón. Paola Patricia Valencia Hidalgo, apoderada de Cibanco SA, entidad que renta los locales, en dicho papel, expone el dictamen de seguridad de plaza Artz realizado luego del sismo de ese mes.

“Se exhibe el Dictamen de Seguridad firmado por el Director Responsable de Obra, el Arq. José Alfredo Pérez Cortés, y el Corresponsable de Seguridad Estructural, el Ing. José María Riobóo, en el cual se señala que ya se realizó la inspección en la edificación ubicada en el domicilio ya señalado y que la misma no sufrió daños durante el sismo de fecha 19 de septiembre de 2017, por lo que la misma se considera como una edificación segura o de bajo riesgo”, dice el documento que anexa el reporte de Grupo Riobóo, de fecha 20 de septiembre y dirigido a Grupo Sordo Madaleno.

El ingeniero Riobóo asienta que “en conclusión, se resume que la estructura no sufrió daños durante el sismo y se califica como edificación segura o de bajo riesgo”.

Grupo Riobóo, corresponsable de la seguridad estructural en plaza Artz, no vio nada grave inmediatamente después del temblor de pasado 19 de septiembre, sin embargo, la estructura que cayó estaba ya resentida desde el sismo. Sin embargo la construcción tenía fecha de entrega para noviembre de 2017, para ese momento la obra tenía un avance mayor

Sordo Madaleno Arquitectos, esperan peritaje

Por su parte Óscar Kaufmann, vocero vocero del grupo de Sordo Madaleno Arquitectos, informó que esperan el peritaje sobre lo sucedido con la estructura que se cayó esta mañana en Plaza Artz Pedregal, en la delegación Álvaro Obregón.

Indicó que asumirán las consecuencias y reiteró lo que señala en un comunicado, que en el momento del accidente se siguieron los protocolos de seguridad y .

Quien fuera hace más de tres años vocero del ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, explicó que la estructura era una fachada.

Rechazó que fuera una añadidura como lo señaló el titular de Protección Civil, Fausto Lugo e indicó que la estructura estaba considerada en el proyecto.

Precisó que fue un volado de 70 metros cuadrados, compuesta de metal, vidrio y recubrimiento.