El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informó que en el Presupuesto de 2019 se suprimirá la partida para las pensiones de los expresidentes de la República y como opción, planteó que, si éstos acumularon más de 15 años en el servicio público, reciban la pensión del ISSSTE o, si tienen más de 65 años, tendrán derecho al apoyo para adultos mayores.

“Si trabajaron más de 15 años en el servicio público, algunos de ellos tienen derecho a la pensión del ISSSTE o si tienen más de 65 años, tienen derecho al apoyo para adultos mayores”, destacó.

Detalló que en el mismo presupuesto ya se contempla el aumento de sueldo para maestros, médicos, policías y marinos, ya que es un compromiso que adquirió en su momento.

Además, se hablará con los empresarios para también aumentar el sueldo a los trabajadores de otros ramos. Para ello, dijo, se va a consultar al Banco de México porque no desea generar inflación durante su administración, ya que no se puede sostener un salario como el que actualmente se tiene en la República Mexicana, “no queremos provocar desestabilización económica y financiera, la inflación hay que evitarla, sino todo es ficticio. Se nos reduce el poder adquisitivo”.

Mencionó que durante su campaña no ofreció propuestas que no podía cumplir, pues al realizar las promesas sabía de donde se podían sacar los recursos para los programas sociales o proyectos que se tienen contemplados.

Asimismo, destacó que en los ajustes que se realizarán por su política de austeridad no se dará de baja a ningún trabajador, pues la idea es realizarlos en los cargos de más altura: “el Gobierno no puede consumirse el presupuesto, es dinero del pueblo, el Gobierno no se puede ensimismar”.

Indicó que se está haciendo un inventario de la flota aérea, pues hasta el momento se tiene conocimiento que existen 52 jets y que al parecer se compraron seis nuevos con un valor aproximado de mil millones cada uno, 118 helicópteros, así como la próxima compra de ocho helicópteros artillados de la Marina con un valor total de 25 mil millones de pesos al Gobierno de Estados Unidos.