Jorge Campos, portero mexicano, invitado por la FIFA al Mundial de Rusia 2018, brilló con sus colores en un partido de leyendas que se disputó en el Parque del Fútbol de la Plaza Roja de Moscú.

Sin embargo, el mexicano no pudo mostrar su mejor versión como guardameta, pese a que sigue en buen estado físico, pues recibió más goles que incluso, en uno de sus peores partidos como profesional.

Pero en el segundo tiempo contribuyó con su escuadra, al dejar la portería para estar en la cancha y dar pases de gol con los que terminó el duelo 9-9.

Alineados en dos equipos, el acto, previo a la semifinal que disputarán esta noche el Luzhniki Croacia e Inglaterra, permitió ver el buen momento de los exfutbolistas.

Distribuidos en dos equipos, por el equipo celeste jugaron el suizo Pascal Zuberbüler, el español Míchel Salgado, Diego Forlán, el colombiano Juan Pablo Ángel, la inglesa Alex Scott y el ruso Alexey Smertin. Por el equipo rojo, jugaron el mexicano Jorge Campos, el portugués Nuno Gomes, el argentino Juan Pablo Sorín, Cafú, Lothar Matthäus, la rusa Marina Fedorova y su compatriota Andrey Tijonov.