La senadora electa por Morena, Delfina Gómez, confirmó que los legisladores de su partido “echarán” atrás la Reforma Educativa, por ser un marco laboral y no de capacitación para los maestros.

“Sí, se echa atrás porque no es Reforma Educativa, sino laboral; lo que hemos dicho es que no puede hablarse de Reforma Educativa cuando no ha salido de las bases, los maestros están angustiados porque les siguen pidiendo documentos; la infraestructura es pésima, su capacitación es carente, y en muchos casos no hay capacitación. Seguirá la evaluación porque siempre ha existido, porque tiene que haber una medición para ayudarle al maestro”.

La excandidata a la gubernatura del Estado de México, mencionó que al llegar al Senado de la República trabajará en una agenda que incluya los feminicidios, el campo, la salud y la educación.

“Venimos a una reunión de trabajo, estamos viendo los compromisos y todo lo que vamos a trabajar. Lo que me interesa es la educación, desde un esquema de mejoría en la infraestructura y capacitación; así como condiciones de los maestros, está el tema de los feminicidios, porque hay mucha deuda social en el Estado de México, está el tema de salud, que aqueja mucho a la población, y el campo, que está muy olvidado por la falta de atención a los campesinos que sí trabajan la tierra, en el tema de recursos”.

Gómez recalcó que la reunión que sostuvo este martes en la casa de transición de López Obrador fue para verificar las propuestas que se hicieron durante la campaña, a fin de cumplirlas al paso de los meses.

Finalmente desmintió tener privilegios con el propio López Obrador o con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, porque sólo se dedica a trabajar y sacar sus propuestas adelante.