La lectura hará que los niños viajen por el mundo sin tener que salir de su habitación. Les posibilitará ser ellos mismos y miles de personajes más usando únicamente el poder de su imaginación y su pensamiento. Eso de que la lectura es esencial para su vida, de que puede cambiar su realidad, no es ningún mito.

Hoy, más que nunca, es fundamental ayudar a los niños a ser buenos lectores, enamorarlos de leer libros, revistas, periódicos, todo tipo de material escrito. En este proceso, los adultos son muy importantes porque guían el aprendizaje y dan ejemplo para que los pequeños se animen a descubrir todo lo maravilloso que encierra las páginas de un libro, sea físico o virtual.

María Emilia López, especialista en literatura infantil, afirmó en un artículo de la revista Semana que “de los adultos depende que el libro sea un juguete, que se relacione con la fantasía en el juego y esté ligado a los relatos”. Por otro lado, en la cartilla Cómo ayudar a su hijo a ser un buen lector, del Departamento de Educación de Estados Unidos, la ex primera dama de ese país, Laura Bush, expresó que “lo más importante que podemos hacer como padres es leer con nuestros hijos desde un principio y con frecuencia. La lectura es el camino seguro hacia el éxito en la escuela y en la vida. Cuando los niños aprenden a amar los libros, aprenden a amar el aprendizaje”.

Leerles, preguntarles su opinión sin presionarlos, llevarlos a conocer la biblioteca más cercana y presentarles al bibliotecario o bibliotecaria, conectar los libros con fotos, gráficos, audios y videos; jugar, pintar o dibujar a partir de lo que más les haya gustado de una historia… las oportunidades son muchas para enfrentar el reto de hacer de los niños mejores lectores.

Infografía sobre cómo ayudar a los niños a ser buenos lectores