Padres de los 19 niños que fallecieron durante el sismo del 19 de septiembre de 2017 en el colegio Enrique Rébsamen, montan guardias tras denuncias de presuntas intenciones de la administración capitalina, encabezada por José Ramón Amieva, de demoler la parte de la escuela que sigue en pie.

De acuerdo con la percepción de los padres de las víctimas, las tareas podrían entorpecer las investigaciones y el deslinde de responsabilidades en torno a las presuntas irregularidades que ocasionaron la muerte de los pequeños.

Debido a que Claudia Sheinbaum, virtual Jefa de Gobierno electa de la capital del país, gobernaba la demarcación al momento de la tragedia, varios la han señalado como responsable del fallecimiento de los alumnos del Rébsamen.

Los padres de los menores fallecidos anunciaron que se oponen a la demolición, por lo que han colocado mantas, pancartas y sus vehículos sobre las calles aledañas al colegio como son en las calles de Brujas, esquina con Tamboreo en la Colonia Prados Coapa, para impedir el ingreso de la maquinaria pesada.

Señalan que no permitirán que se demuela y exigen justicia y castigo a los responsables por la negligencia y muerte de sus hijos, y ante todo que la exdelegada Claudia Sheinbaum y la dueña del Colegio rindan cuentas ante la autoridad y a la sociedad afectada.

Por su parte, Sheinbaum señaló que ya le solicitó al mandatario capitalino que no se derrumbe el inmueble hasta que se les informe a los afectados los peritajes.