La delegación Álvaro Obregón y la Representación del Estado de Guerrero en la Ciudad de México llevan a cabo la Décima Campaña Gratuita de Trámites de Registro Civil, para apoyar a los guerrerenses que radican en la Ciudad de México y la zona metropolitana.

Mediante esta campaña, en la Casa Jaime Sabines, se tramitan actas de nacimiento, de matrimonio y defunción; además de aclaraciones y rectificaciones administrativas, de doble registro, impresión, actualización y rectificación de la Clave Única de Registro de Población (CURP).

María Antonieta Torres Hidalgo, jefa delegacional, expresó que con la jornada “Guerrero en Álvaro Obregón” se proporciona certeza jurídica y facilidades para regularizar los documentos personales de los guerrerenses radicados en esta demarcación y en el resto de la Ciudad de México.

Destacó la importancia de que los adultos mayores cuenten con la documentación necesaria para acreditar su personalidad, realizar trámites y acceder a programas sociales que otorgan los tres niveles de gobierno, sin necesidad de trasladarse a sus lugares de origen y con un ahorro de tiempo y dinero.

Torres Hidalgo, aseguró que uno de los temas a los que su administración ha dado mayor atención es a orientar las acciones y programas a mejorar la calidad de vida de los sectores vulnerables, lo que implica acercar y facilitar el acceso para que reciban los diversos beneficios que se otorgan.

El titular de la Representación de Guerrero en la Ciudad de México, René Juárez Albarrán, agradeció el apoyo del gobierno local para la realización de esta campaña, la tercera que se realiza en Álvaro Obregón, mientras que en otras demarcaciones se ha efectuado una sola vez.

Destacó que en las ediciones anteriores se han efectuado en total 19 mil trámites, lo que ha representado un ahorro de 12.8 millones de pesos para los guerrerenses radicados en la capital.

En ese marco, también se presenta una exposición cultural, gastronómica y artesanal, con diversos artículos y productos típicos de Guerrero, que incluyen aretes, dijes, collares y pulseras de plata; blusas, vestidos y otros textiles, así como mezcal y platillos típicos como pozole blanco, aporreado y tacos de longaniza.