La Copa del Mundo inició con el anfitrión venciendo a Arabia Saudita pese a las dudas mostradas previo a la cita mundialista.

Los primeros minutos del juego, fueron los rusos quienes buscaron el arco de los “hijos del desierto”, quienes mostraron inmediatamente su falta de calidad.

Poco después, uno de los futbolistas con más talento del combinado ruso, Aleksandr Golovin mandó un centro preciso al segundo palo que Gazinsky cabeceó a contra pie del arquero árabe marcando en promete gol de esta justa.

Al 20 llegó con Al Sahlawi, sin embargo el defensor ruso logró incomodar al atacante mandado el balón al tiro de esquina.

En un contraataque, el delantero Dzagoev sufrió una lesión muscular, bajo los ánimos en la grada el estadio Luzhniki. En su lugar entró el futbolista del Villarreal, Denis Cherishev.

Al minuto 42, Denis Cheryshev recibió un gran balón que tras picar esférico definió con la zurda para marcar el 2-0 del encuentro.

En la parte complementaria, con Tasser al 55, los “hijos del desierto” tuvieron la jugada más peligrosa del juego, sin embargo el balón salió desviado del arco de Igor Akinfeev.

El anfitrión al 70, Dzyuba tras otro gran centro de Golovin, marcó de cabeza al segundo poste luego de eludir el marcaje árabe.

La fiesta no terminó ahí, un balón largo fue bajado con el pecho de Dzyuba para Cheryshev quien fuera del área grande y de parte externa metió un golazo que fue imparable para el arquero.

Para completar el festejo, no podía ser otro que Aleksandr Golovin, que por medio de un tiro libre con la interna del pie derecho marcó el 5-0 ya en el minuto 93.

El partido terminó con victoria rusa y con un Aleksandr Golovin en estado puro; partió de extremo izquierdo y fue habilitado como media punta, desde esa zona dio dos pases de gol y marcó al finalizar el partido; una de las grandes figuras que dan juego al anfitrión.