Stanislav Cherchesov, entrenador de la Selección rusa, señaló estar confiado en el debut del anfitrión ante la Arabia Saudita de Juan Antonio Pizzi.

“No tenemos miedo. Estamos preparados para este importante primer partido”, dijo Cherchesov en una rueda de prensa en el Estadio Luzhniki de Moscú, donde mañana se inaugurará el Mundial.

“Todos nuestros jugadores han mejorado considerablemente. El entrenamiento de hoy nos da confianza para luchar”, dijo a los periodistas tras la práctica oficial en el estadio.

El anfitrión no gana un partido desde octubre del año pasado, cuando venció a Corea del Sur, y acumula una racha de siete encuentros sin victorias. Sin embargo, Cherchesov cree que los antecedentes no influirán en el estreno del Mundial.

“Nuestro ánimo es muy bueno. Hemos trabajado mucho y alcanzado un cierto nivel, especialmente ante Turquía”, señaló.

“Hemos podido entrenar a un buen ritmo”, señaló también en alusión al trabajo en el campamento de la última semana en Novogorsk, en las afueras de Moscú.

En su oportunidad, el jugador del Spartak de Moscú, Aleksandr Samedov, no se confía del combinado árabe, y señaló que aunque el equipo de Pizzi perdió contra Alemania, es un equipo bien trabajado tácticamente.

“Hemos visto ese partido. Son buenos técnicamente y les gusta controlar el balón. Nuestro objetivo será asegurarnos de que no puedan estar cómodos con el balón”.