El Mundial de Rusia 2018 inicia con el anfitrión contra la Selección de Arabia Saudita en estado Luzhniki.

Si bien, no es un partido atractivo, resulta que cada partido inaugural garantiza goles y por momentos lapsos de buen juego.

De los cuatro amistosos que disputó este año —con Brasil, Francia, Austria y Turquía—, la selección rusa no ganó ninguno. Las derrotas más dolorosas fueron contra Brasil (0-3) y Francia (1-3).

Las principales figuras de Arabia Saudita son: Yehya Al Shehri, Salem Al Dawsari (volantes); Fahad Al Muwallad y Mohammed Al Sahlawi (delanteros). Este último es uno de los más experimentados del plantel y juega en el Al Nassr de su país.

Los llamados ‘hijos del desierto’, dirigidos por el argentino Juan Antonio Pizzi, llegan al Mundial con una derrota en su último partido de preparación, tras caer 2-1 con el actual campeón del mundo Alemania.

En la selección rusa hay jugadores que tienen un buen nivel individual. Entre ellos destacan los jóvenes centrocampistas Roman Zobnin (Spartak) y Aleksandr Golovin (CSKA). Este último, de 22 años, ha atraído la atención de varios de los mejores clubes europeos.

Otra esperanza del fútbol ruso es el delantero Fedor Smolov (Krasnodar), el dos veces mejor goleador del Campeonato de Rusia (las temporadas 2015-2016 y 2016-2017).

Finalmente, no se puede olvidar al capitán y portero Igor Akinfeev (CSKA). Con 34 años y 106 partidos por la selección nacional, es uno de los futbolistas más experimentados de Rusia. Suele ser fiable y a menudo salva a su equipo, pero también comete errores.

Los tres rivales de Rusia en la fase de grupos —Arabia Saudí, Egipto y Uruguay— se ubican por encima de ellos en la clasificación de la FIFA.