Después de 40 años, este lunes la empresa refresquera Pepsico cerró oficialmente sus actividades en Ciudad Altamirano, municipio de Pungarabato, en la región de Tierra Caliente en Guerrero.

Grupo GEPP, empresa que se encarga de producir, vender y distribuir varias marcas de bebidas carbonatadas de PepsiCo en México, habría cesado, a finales de mayo, operaciones en su centro de distribución de Ciudad Altamirano, Guerrero, a consecuencia de la presión de grupos delictivos, tal como sucedió hacen un par de meses con Coca-Cola Femsa.

El secretario de Economía del gobierno estatal, Álvaro Burgos confirmó el cierre de operaciones de la empresa. Señaló que hasta el momento no se ha tenido contacto con los encargados de la compañía; sin embargo, los convocó junto con los empresarios de FEMSA, que distribuye Coca-Cola, cerrada en marzo pasado, para que juntos implementen una estrategia de seguridad con el objetivo de que nuevamente se reinicien las operaciones en el corto plazo.

Cabe mencionar que en esta región operan los grupos delincuenciales la Familia michoacana, los Templarios, los Tequileros y últimamente se menciona la incursión del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).