Las grandes empresas no son las únicas que sufren el ataque a la propiedad privada en Venezuela. Los agricultores están obligados a vender a precios subsidiados 30 por ciento de sus mercancía a Agropatria y, en algunos casos, las gobernaciones también exigen una cuota que alcanza 60 por ciento, denunció el presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Aquiles Hopkins.

“Los productores reciben amenazas de invasiones, dejan de recibir los pocos insumos que adquieren y hasta los encarcelan. Luego debemos vender los productos al precio y a quienes ellos (el gobierno) quieran”.

Las dificultades para mantener la producción agropecuaria en el país son cada vez mayores: las invasiones, la carencia de insumos y la persecución gubernamental contra los agricultores son factores que, a juicio de Hopkins, han afectado el rendimiento del sector en un país que produce únicamente 25 por ciento de los alimentos que consume.

“Aquí el problema es que cada vez se produce menos“, expresó el presidente de Fedeagro, y responsabilizó al régimen de Nicolás Maduro de establecer bloqueos a la adquisición de recursos y perpetrar ataques contra la propiedad privada.

“Los invasores no son productores. Si alguien quiere trabajar en el sector agropecuario, entonces que vaya a le pida al Estado un pedazo de tierra. Pero que no invada la propiedad privada“.

Además de las invasiones, la falta de insumos y las “cuotas” de la dictadura han hecho que la producción en los campos se vea cada vez más menguada, según las denuncias de los agricultores.

Fedeagro registra que desde 2008 y hasta 2017 la producción de maíz cayó 65 por ciento; la de arroz descendió 68 por ciento; la de caña de azúcar se contrajo 62 por ciento; y 70 por ciento se redujo la del café.