La federación española de fútbol ha destituido al seleccionador Julen Lopetegui a dos días del debut de España frente a Portugal en el Mundial de Rusia.

Se impuso el criterio del presidente federativo, Luis Rubiales, en contra del grupo de jugadores madridistas que defendieron la continuidad de Lopetegui mientras dure su participación en la Copa.

Rubiales no quiso aclarar quién será el sustituto pero indicó que procuraría que sea una persona integrada en el funcionamiento del equipo para evitar más sobresaltos.

La indignación y la perplejidad se mezclaron entre la mayoría. Sergio Ramos, capitán de la selección, fue el mayor valedor de la posición del técnico. Los recelos fueron evidentes entre los jugadores que no pertenecen al Madrid, o que no están en la órbita mercantil del Madrid.

Hasta este martes, España era, junto a Alemania y Brasil, el principal favorito a conquistar la Copa del Mundo. Rubiales cree que la viabilidad del equipo como unidad competitiva, solo es posible si destituye a un técnico sospechoso de deslealtad.