Jeff Hardy, El luchador de WWE, tras haber sido detenido por conducir en estado de ebriedad, se declaró culpable de este cargo.

Tras este incidente, Jeff fue llevado a juicio y según reportó el canal de televisión WBTV, se declaró culpable de conducir bajo los efectos del alcohol.

Esto hará que Jeff tenga suspendida su licencia de conducir por 120 días y pagará una multa de 300 dólares, además de cumplir servicio comunitario de 48 horas y tendrá que asistir a clases de rehabilitación.

En WWE este tema no ha tenido eco y Jeff no ha sido suspendido de la empresa.