Investigadores del MIT de Massachusetts crearon la primera inteligencia artificial con rasgos psicópatas, al entrenar a esta nueva tecnología con información distorsionada en la web.

Esta inteligencia artificial, trastornada de forma intencional, se llama Norman Bates igual que el famoso asesino de la película Psicosis, que inspiró también la serie para Netflix “Bates Motel”.

Después su sórdido entrenamiento, la red neuronal artificial Norman reveló que su comportamiento presentaba algunos rasgos patológicos humanos, como el trastorno alucinatorio crónico.

Los resultados de las pruebas fueron intrigantes para los investigadores ya que son un indicio, según ellos, de que la inteligencia artificial si se usa con malas intenciones podría ser peligrosa.

También el MIT a través de su laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) ha conseguido desarrollar un sistema que hace realidad uno de los grandes deseos de los humanos: ver a través de las paredes.

Bautizado como RF-Pose, el sistema permite utilizar ondas de radiofrecuencia para detectar el movimiento y posición del cuerpo para, posteriormente, crear mediante la mencionada inteligencia artificial una figura humana a base de franjas de diferentes colores.

En un futuro, además, se pretende que el sistema pueda crear construcciones tridimensionales de las personas para ofrecer un grado de detalle mucho mayor que consiga recrear los movimientos de forma más exacta.