Una investigación de Kaspersky Lab advirtió que siete mil 176 redes Wi-Fi públicas, de unas 32 mil que se ubican en las sedes de la Copa Mundial Rusia 2018, no usan cifrado del tráfico, lo que las hace potencialmente inseguras para los visitantes.

Los resultados sugieren que los fanáticos deben cuidar sus datos personales, especialmente al usar conexiones Wi-Fi abiertas durante el evento deportivo, indicó la firma de seguridad informática en un comunicado.