Es condenado por Rusia el arresto del periodista de RIA Novosti en Kiev

27

Rusia condenó en términos enérgicos el arresto en Kiev del jefe del portal de noticias RIA Novosti Ucrania, Kiril Vishinski, quien fue acusado de alta traición y de haber apoyado a las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, y exigió su inmediata liberación.

La detención de Vishinski también fue condenada por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Human Right Watch (HRW) y organizaciones periodísticas rusas y extranjeras, mientras que el Consejo de Europa expresó preocupación y afirmó que investigará el caso.

“Rusia condena enérgicamente estas acciones represivas contra el periodista que siempre cumple su deber profesional de manera honesta y de forma responsable”, enfatizó el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores y exigió que Vishinski sea puesto en libertad de inmediato.

La cancillería pidió a organismos internacionales de derechos humanos e instituciones mediáticas no ignorar la suerte de Vishinski, ya que éste es “un intento del régimen de Kiev de socavar por la fuerza cualquier expresión de objetividad y una visión imparcial sobre los acontecimientos en Ucrania”.

El Servicio de Seguridad de Ucrania irrumpió el pasado martes en la sede de la corresponsalía de RIA Novosti Ucrania en Kiev, donde durante un lapso de alrededor de ocho horas registró el lugar y arrestó a Vishinski, de acuerdo con despachos del servicio informativo Sputnik.

El jefe de RIA Novosti Ucrania fue acusado de alta traición y de haber apoyado a Donetsk y Lugansk, por lo que este jueves un tribunal de la ciudad ucraniana de Jersón dictó dos meses de detención contra Vishinski.

Además del arresto del periodista, los agentes ucranianos registraron los domicilios de la corresponsal de la misma agencia de noticias Liudmila Lisenko, y del responsable de la delegación de RIA Novosti en el país, Andréi Borodín, a quienes citó a declarar.

Las acciones contra RIA Novosti tuvieron lugar tres semanas después de que la jefa del movimiento “Voluntarios de la Victoria” en Crimea, Elena Odnovol, fue arrestada, acusada también de alta traición.

La portavoz del Servicio de Seguridad de Ucrania, Elena Guitliánskaya, explicó que se investiga “una red de medios de comunicación controlados por Rusia” y utilizados en “una guerra híbrida contra Ucrania”.

Al respecto, la directora de Sputnik, Margarita Simonián, estimó que se trata de un acto de venganza de Kiev por la construcción del puente de Crimea y aclaró que el portal RIA Novosti Ucrania no está vinculado jurídicamente con la agencia informativa Rossiya Segodnya, pero actúa como su socio informativo.

Dmitri Kiseliov, director general de Rossiya Segodnya, exigió por su parte a las autoridades ucranianas la liberación inmediata de Vishinski y poner fin a la “persecución” a los medios.

El representante para la libertad de prensa de la OSCE, Harlem Désir, se dijo preocupado por lo ocurrido y recordó a Ucrania que los países del bloque deben respetar la movilidad profesional de los periodistas, en tanto que la organización HRW expresó su “extrema” preocupación.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) demandó también la libertad de Vishinski, subrayando que “es inadmisible que en un país democrático se detenga a los periodistas que cumplen su deber profesional de informar a la sociedad”.

El secretario general de la Asociación de Prensa Uruguaya (APU), Claudio Veiga, lamentó que en el mes del Día Mundial de la Libertad de Prensa sucedan estas cosas, pues “uno tiene la libertad de apoyar o manifestarse a favor de quien crea conveniente, no hay motivo para acusarlo de alta traición”.

Por su parte, el editor internacional del diario Tiempo Argentino, Alberto López Girondo, dijo a Sputnik que “todo atropello a la libertad de un periodista por un agente estatal es altamente condenable”, pero a Vishinski lo acusan de alta traición solo por decir lo que está a la vista de los pobladores del este ucraniano.

El portavoz del jefe del Consejo de Europa, Daniel Holtgen, expuso preocupación por las consecuencias que las reiteradas detenciones de periodistas pueden traer para la situación de la libertad de prensa en Ucrania, pero afirmó que seguirá el caso de cerca e investigará la situación de Vishinski.

En un artículo para Sputnik, el columnista Víktor Marajovski opinó que el caso “es parte de la llamada ‘guerra híbrida’ contra Rusia”, que continúa en algunos países occidentales, y así se le imputó de participar en “una red de infraestructuras controladas por Rusia” y en “actividades informáticas subversivas”.

Fustigó que en la “Ucrania democrática” a los periodistas se les prohíbe tener una opinión diferente y advirtió que la detención de Vishinski y los registros en la oficina de RIA Novosti Ucraina son una señal de que “el régimen títere de Occidente convirtió la guerra informática en represión”.