El primer ministro israelí, Beniamin Netanyahu, anunció antier que no cree que su ejército tenga más alternativa en Gaza que disparar contra los manifestantes, aunque estén desarmados.

Un periodista le preguntó si no creía que había sido excesiva la respuesta militar, con uso de fuego real, contra los palestinos (mujeres y niños), que el lunes se manifestaron en Gaza contra la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén y por el derecho al retorno de los refugiados.

Convocados por Hamas  miles de personas se acercaron a la valla fronteriza, quemaron neumáticos y lanzaron piedras contra los soldados israelíes, parapetados sobre taludes de tierra.

El primer ministro respondió  “no conozco a ningún ejército que hubiera hecho las cosas de otra manera si su misión es proteger la frontera de una gente que dice que te va a destruir y va a entrar en tu país”.

Lo intentas por todo tipo de medios, dijo Netanyahu haciendo referencia a las octavillas de advertencia que los drones del ejército israelí lanzan sobre la multitud palestina con instrucciones de que no se acerquen a la valla si no quieren que les disparen los francotiradores.

“Intentas métodos que no sean letales pero no funcionan y te quedas sólo con malas opciones pero aún así lo intentas. Intentas disparar por debajo de la rodilla pero a veces no funciona. Lo más lamentable es que estas cosas son evitables, si Hamas no los hubiera empujado allí, entonces nada habría sucedido. Hamas actúa deliberadamente y es responsable de sus acciones”, señaló Netanyahu

El lunes casi 60 muertos en Gaza y cientos de heridos por disparos del ejército israelí, que sólo tuvo un soldado herido. Desde marzo 30, cuando arrancaron las protestas contra Israel, han muerto 110 personas en la Franja y más de 2.500 han resultado heridas de bala.

En este sentido tanto Netanyahu como su ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, han acusado directamente a Hamas de utilizar a la población civil como escudos humanos.