En conferencia de prensa en la ALDF, Raúl Flores García, el Diputado José Manuel Delgadillo y el Presidente del PAN en la CDMX Mauricio Tabe presentaron una denuncia contra servidores públicos de la delegación Tlalpan.

José Manuel Delgadillo dio a conocer una denuncia donde se evidencia un caso más de corrupción de los gobiernos de Morena y del doble discurso sobre el combate a la corrupción. El caso específico es un desvió de recursos en el ejercicio fiscal 2014. Claudia Sheinbaum entonces delegada en Tlalpan, donde fue cómplice al no presentar observación sobre este caso.

Mauricio Tabe dijo que en Tlalpan durante el ejercicio 2014, se encontraron diversas irregularidades en prestación de bienes y servicios, observadas por contralores en 2016 y notificadas el 22 de enero de ese año a Sheinbaum. Desde entonces fue omisa ante esas irregularidades que representan un desgarro de 100 millones de pesos., Por lo que presentarán una denuncia ante la Procuraduría de Justicia capitalina y la Contraloría del Gobierno de la Ciudad de México, por el delito de encubrimiento por favorecer a sus subordinados, que tiene una pena de entre 6 meses y cinco años de prisión.

Las violaciones se dan por los contratos a cuatro empresas fantasmas por 6.8 millones de pesos, donde los domicilios no corresponden a empresas sino a casas habitación.

Se reportan bienes y servicios que no fueron entregados pero si cobrados por más de 28 millones de pesos.

Los Contratos fueron asignados indebidamente al no cumplir con ley de obras que dice que solo se podía asignar 20% de trabajos de manera directa.

Raúl Flores, dijo que aunque se ha hecho costumbre que Claudia Sheinbaum oculte información en los cargos que siempre ha encabezado, y su partido Morena diga otra vez que no le toca o no es su responsabilidad, hoy estamos ante un caso en el que está plenamente demostrado que la jefa delegacional con licencia no inició ninguna denuncia por estos hechos y por el contrario calló y evadió su responsabilidad como servidora pública, por lo que automáticamente se vuelve cómplice.

“Están viendo que hay una verdadera complicidad y un ejemplo de pago de favores políticos al no haber impedido, como era su responsabilidad, las consecuencias de un caso que dañó los recursos de todos los habitantes de Tlalpan al simular contratos y la entregar de obras y materiales. Se acreditó que ella no movió un dedo para resarcir el daño que se hizo al erario público. Este caso está plenamente acreditado el quebranto por el pago a empresas fantasma y lo incorrectamente aplicado“, afirmó.

Concluyó diciendo que estos poco más de 100 millones de pesos que están claramente acreditados fueron desviados y no pueden quedar en el limbo y por eso hizo un exhortó a la Contraloría del gobierno capitalino a que ejerza sus funciones contra los servidores públicos de la delegación Tlalpan que maquinaron para que dichos recursos se desviaran.