Se cierra la brecha entre las candidatas a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum a sólo cuatro puntos de diferencia, según una encuesta realizada por la empresa Megamhetryk.

El sondeo fue realizado del 9 al 11 de mayo a mil 600 capitalinos, colocando a la candidata de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Claudia Sheinbaum en primer sitio con 39.40 por ciento en la intención del voto, seguida por Barrales de la coalición “Por la CDMX al Frente”, con 35.17 por ciento.

En tercer lugar de acuerdo al sondeo se encuentra el priísta Mikel Arriola, con 13.11 por ciento; seguido de la candidata del PVEM, Mariana Boy, con 1.05 por ciento; el del Partido Humanista, Marco Rascón, con 0.93 por ciento; de Nueva Alianza, Purificación Carpinteyro, con 0.93 por ciento.

Finalmente encontramos a la independiente Lorena Osornio la cual ocupa el último lugar, con 0.24 por ciento.

Respecto a la intención de voto hacia los partidos que los candidatos representan, la encuestadora realizó la siguiente pregunta: “el 1 de julio habrá elecciones para Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ¿por cuál partido piensa votar usted?”.

Los resultados arrojaron que el 39 por ciento contestó a favor de la la coalición “Juntos Haremos Historia”, integrada por Morena, PT y el PES, mientras que 36.1 por ciento respondió a favor de la alianza entre PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Además, la encuestadora sondeó a los capitalinos cuestionando si han oído hablar de los aspirantes al Gobierno de la ciudad, los resultados pusieron a la cabeza a Alejandra Barrales con el 77 por ciento de las preferencias, seguida por Sheinbaum, con 76; Arriola, con 51; Boy, con 30; Carpinteyro, con 28; Rascón, con 27, dejando a Osornio en último lugar con el cero por ciento.

Megamhetrik consultó además la percepción de los ciudadanos sobre quién creen que realizará un mejor trabajo al frente de la capital.

Al respecto, 38.91 por ciento respondió que la morenista; 33.62, la perredista; 12.55 el priista, mientras que la pevemista y la nueva aliancista no llegaron siquiera al uno por ciento.