Armando Ríos Piter presentó una denuncia ante el Instituto Nacional Electoral (INE) por lo que llamó un trato rijoso de la autoridad electoral al momento de hacer valer su derecho de audiencia en la revisión de las 900 mil firmas que le fueron declaradas inválidas.

El exsenador aseguró que el jueves pasado, cuando llegó con 80 auxiliares para revisar las firmas, el personal de la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos puso trabas sistemáticamente a la revisión, empezando por iniciar tarde el proceso y computadoras que tardaban “siglos” en encender.

“Denuncio la que en los hechos impide cualquier defensa ciudadana y manifiesto mi agravio por el trato rijoso y burocrático del que fuimos objeto durante la garantía de audiencia”, dijo Ríos Piter tras presentar la denuncia.

El guerrerense aseguró que en el par de horas que estuvo en las instalaciones del INE, demostró que había discordancia entre la información que tiene la autoridad y la que él posee sobre cuáles son las firmas invalidadas, además de que el sistema de verificación está diseñado para no darle oportunidad al ciudadano opciones para defenderse.

Ante esta situación, acusó al consejero Benito Nacif, al director ejecutivo de Prerrogativas, Patricio Ballados, y al director ejecutivo del Registro federal de Electores, René Miranda, de dejarse influenciar por el expresidente Felipe Calderón para beneficiar a Margarita Zavala, por lo que demandó a Lorenzo Córdova limpiar la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos.