El sur de California sufre el embate de varios incendios forestales que han provocado la evacuacion de miles de personas, consumido decenas de construcciones y miles de hectáreas de pastizales, mientras que más de mil bomberos trabajan para extinguir las llamas.

El incendio más grande es Thomas en el condado de Ventura que sigue fuera de control, pero también se combate el incendio Creek en Sylmar, al norte de Los Angeles, en Bel Air con residencias millonarias; en Riverside y en San Bernardino.

La mañana de este miércoles se registró otro incendio el Skirball que ya destruyó dos residencias muy cerca del museo Getty, en el oeste de Los Angeles, el cual está fuera de control.

El incendio Skirball provocó una gran movilización y las autoriddes ordenaron la evacuación de los residentes aledaños de Brentwood, Bel Air, y Santa Mónica.

El incendio Thomas que inició el lunes pasado ha destruido más de 26 mil hectáreas, 150 estructuras y más de 12 mil están siendo amenzadas, mientras que unas 27 mil personas ya fueron evacuadas.

Este incendio, que ya llegó al área del Oceano Pacífico, fue avidado el martes por vientos que superaron los 80 kilómetros por hora y es combatido por mil 300 bomberos por aire y tierra.

El incendio Creek en Sylmar destruyó más de cuatro mil 400 hectáreas y provocó la evacuación de unas mil 300 personas de áreas como Sylmar y Lake View terrace y se acerca al bosque Nacional Los Angeles, después de cruzar la autopista 210. Este incendio, que ha sido contenido en 5.0 por ciento, destruyó 30 casas y es combatido por más de 125 bomberos, de los cuales dos resultaron lesionados.

El incendio en Riverside ha sido contenido en un 50 por ciento y el incendio Rye cerca de Santa Clarita que no amenaza a residencias forzó la víspera el cierre de la autopista interestatal 5.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el martes estado de emergencia para los incendio Thomas, Creek y Rye con el fin de liberar de inmediato los recursos para combatir el fuego.

En San Bernardino el incendio Little Montain, que destruyó 40 hectáreas, dejó heridas a tres personas, y las autoridades ordenaron evacuar las zonas aledañas.

En octubre pasado las autoridades habian anunciado el fin de la temporada de incendios, sin embargo con los actuales siniestros se refuerza que este sin duda ha sido el peor año en número de incendios, pérdidas humanas y millonarias causadas por incendios.