El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, decidió hoy que su país abandone la UNESCO después de que Estados Unidos haya anunciado su retirada de la organización multilateral por considerarla antiisraelí.

“Esta es una decisión valiente y moral, porque la UNESCO se ha convertido en el teatro del absurdo y porque, en lugar de preservar la historia, la distorsiona”, dijo Netanyahu en un comunicado distribuido por su oficina.