La secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, Tanya Müller, calificó de positiva la primera semana de la implementación de la Norma de Separación, Clasificación, Recolección Selectiva y Almacenamiento de los Residuos en la capital.

Señaló que durante el fin de semana del 8 y 9 de julio, se dejaron de enviar al relleno sanitario más de 600 toneladas de basura y la recolección de residuos orgánicos se incrementó en algunas delegaciones hasta en un 43 por ciento.

“Ha habido una respuesta muy positiva por parte de la ciudadanía, lo cual agradecemos y vamos a seguir con la difusión y esta separación que me parece que ha sido adoptada y ha sido asumida de forma muy positiva, es un proceso y vamos a seguir trabajando en la difusión”, indicó la funcionaria capitalina.

Müller García señaló que para continuar con el proceso y que este sea efectivo, la Agencia de Gestión Urbana (AGU) solicitó a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, una ampliación de presupuesto para renovar los camiones de basura, algunos con más de 40 años de antigüedad.

Mencionó que al momento se cambiado más de 350 unidades recolectoras -de las dos mil 579 que circulan en esta urbe- las cuales ya cuentan con las cajas para separar los desechos en orgánicos, inorgánicos reciclables, inorgánicos no reciclables y manejo especial o voluminoso.

“En esta administración se recibieron camiones desde 1970, el jefe de gobierno ha hecho un esfuerzo importante en renovar ese parque vehicular para justamente llevar a cabo esta separación”, aseguró.