La supuesta muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, líder máximo del Estado Islámico, se ha convertido en un misterio luego de que crecen las versiones de que en realidad se encuentra vivo.

Los servicios de contraterrorismo kurdos se mostraron seguros “en un 99 por ciento” que Al-Baghdadi sigue vivo, a pesar de que hace una semana medios iraquíes dieron por buena su muerte.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una fuente confiable sobre los sucesos en ese país, aseveró que había confirmado el hecho, ocurrido en un bombardeo ruso.

Por su parte el Ministerio de Exteriores ruso advirtió que si bien la desaparición del líder de EI era un aspecto importante, no se trata del fin de la lucha antiterrorista.

Por su parte el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reiteró que sí ocurrió la muerte de al-Baghdadi, aunque aceptó que carecía de datos sobre la fecha o la forma de la muerte.

El misterio sobre su muerte o superviviencia coincide con la trayectoria discreta del líder del EI, cuyo cargo lo ha vuelto en el hombre más buscado en el mundo.