El pasado 15 de enero iniciaron los trabajos de rehabilitación de la Zona Rosa, para los que se invirtieron 264 millones de pesos.

Hasta el momento han sido reabiertas dos calles: Biarritz y un tramo de Londres, entre la avenida Insurgentes Sur y la calle de Niza. Las obras contemplan 15 calles de la colonia Juárez. 

Las obras de rehabilitación de la Zona Rosa son complicadas y se llevan a cabo con lentitud, tanto por las lluvias y el que la empresa constructora, no tenga que cortar servicios como suministro de agua potable, drenaje, energía eléctrica.

La nueva imagen urbana que tendrá este lugar turístico en la Ciudad de México, contempla 15 calles en que las que se sustituirá la red de drenaje y de agua potable, se ampliarán las banquetas y las guarniciones con cruces seguros, esto con una mejor señalización, el arroyo vehicular será de concreto hidráulico, además, contarán con jardineras nuevas e instalarán nuevas luminarias tipo led.

El retraso en la rehabilitación de la Zona Rosa, ha generado comentarios encontrados.

“Han bajado muchísimo las ventas en un cincuenta por ciento”, dijo Teresa López, dueña de una tienda de artesanías.

Para Raúl un limpiador de calzado, ya no hay muchos clientes. “Pues ha bajado la clientela, pues así, a grandes rasgos, la clientela ha disminuido”.

En tanto que Oscar, encargado de un restaurante, señaló que “la clientela ya no asiste con la frecuencia de otros meses, pues ahorita la gente, no llega los carros, no nos llega tanta gente como antes”.

Estas obras de rehabilitación, estiman las autoridades, concluyan en diciembre de 2017.